Skip to main content

10 junio 2024

Noticias

El hombre de la foto: “La diferencia con los británicos es que nosotros peleábamos por lo nuestro”

By 2 abril, 2019No Comments

El “Indio” Núñez, el de Ituzaingó, Corrientes; hijo de doña María Concepción Galarza y don Francisco Camilo Núñez, es “el hombre de la foto”.

El 27 de marzo de 1982 era un día más de instrucción, el 28, Horacio “El Indio”, partió en el buque Santísima Trinidad desde puerto Belgrano junto a sus compañeros, su destino era incierto, ya mar adentro se enteraron que viajaban hacia Malvinas, tenían una histórica tarea, recuperar las Islas Malvinas. El 1 de abril a las 21:30, nuestros soldados argentinos desembarcan en las islas, era la operación “Rosario”.

El hombre de la foto.

“Tengo la foto original en un cuadro, en mi casa de Bahía Blanca”

El fotógrafo de la revista Gente, Rafael Wollmann, tuvo que perseguirlo un buen rato para lograr una instantánea de su rostro, estaba empecinado, cómo ellos en recuperar nuestra tierra.
“Esa mañana yo le vi al periodista que andaba sacando fotos de distintos ángulos, cuando le teníamos a los ingleses rendidos cuerpo a tierra en el suelo”
“Yo le esquivaba porque no quería salir en la foto, me acerco a mi compañero y le digo este me quiere sacar una foto, él me dice ¿quien?, cuando me doy vuelta para señalarlo y le digo ése, el fotógrafo estaba detrás mío arrodillado enfocándome, y en ese instante me tomó la foto”

Horacio siempre recuerda, con una remera azul o blanca puesta y con las islas en su pecho o espalda:
“La gran diferencia entre el británico y el argentino es que nosotros peleábamos por lo nuestro y todo el país lo sabe. Solo los kelpers creen que es de ellos. La ciudadanía de Gran Bretaña no sabe ni que existen las islas. Nosotros combatimos porque nos ordenaron hacerlo y porque el territorio es nuestro”.

“No llegamos a la isla porque los buques estaban escondidos detrás de la línea del horizonte. Nos arrimamos más a la madrugada para resguardarnos”, “Tenía 24 años, era cabo primero. Para esa fecha sabíamos lo que estaba pasando y sabíamos lo que teníamos que hacer. Cuando embarcamos en Puerto Belgrano, aún no conocíamos qué debíamos hacer. Cuando vimos el movimiento de buques, pensamos que algo pesado estaba pasando, pero pensábamos que era algo en el Sur con Chile, pero no había ninguna información.
La cabeza juega un rol preponderante, uno en el camino a la isla tenía tiempo de pensar en la familia. Lo único positivo es que se siente protagonista de la historia de la Patria.

“Nosotros tenemos derechos y obligaciones. Nuestro derecho es vivir en un país libre y soberano. Y la obligación es defender esos derechos; no podemos dejar que nos vengan a avasallar.
Esto no pasa por ninguna bandería política”.

La primera llegada:
“Como comandos anfibios teníamos dos objetivos: la casa del gobernador y donde estaba el cuartel de los marinos. A mi me tocó ir a encontrarme con infantes británicos. Nosotros pensábamos que, por el horario, íbamos a tomarlos de sorpresa. El tema es que ellos nos estaban esperando.

Ellos se hicieron fuertes en la casa del gobernador. No desembarcamos donde debíamos hacerlo, si hubiese sido así nos estaba esperando la artillería más pesada y otro hubiese sido el desenlace. Caminamos toda la noche cuando desembarcamos para tomar por sorpresa al ‘enemigo’, con la mochila a cuestas. No tenías tiempo ni de sentir el frío. 

Cuando estában en Río Gallegos, sabían lo que estaba pasando en la isla, hacían inteligencia a través de los diarios y las radios. Con los nombres de los buques que zarpaban, conocían qué flota tenían.

“Cuando terminó la guerra, ni el saludo recibimos. No podíamos imaginar que nos iban a ocultar, que nuestro pueblo nos iba a dar la espalda cuando uno dio tanto por ellos. Hoy la gente se expresa, pero hasta los psicólogos van viviendo el stress post traumático de una guerra junto a nosotros”

Horacio tiene un ritual, visita a su ahijada en Villa Allende, y a su familia en Ituzaingó Corrientes,  por lo menos una vez al año.
Y para esta Semana Santa lo verán correr por las mañanas sobre la Av. Armada Argentina y el Golf, para después tomarse unos mates amargos y charlar de la actualidad cómo si nada, pero quien lo mire a los ojos, sabrá que tiene una historia muy marcada en su interior, una historia que nadie quiere se repita, tener que defender nuestra patria.