Skip to main content

25 mayo 2024

CineFan

Justicia a tiro limpio: Crítica de Deseo de Matar

By 14 marzo, 2018No Comments

Hay unas pocas películas en las que Bruce Willis llega a los cinco minutos sin sangre en la boca y al menos un ojo semicerrado de un artero puñetazo. La más conocida es esa donde no sangra, pero, claro, está muerto. En Deseo de Matar luce impecable  porque le toca ser el cirujano jefe de un hospital de Chicago al que trasladan con una frecuencia alarmante toda clase de baleados. El doctor Paul Kersey ni siquiera tiene tiempo para suturar; ubica  el proyectil, lo extrae, deja el resto en manos de sus colaboradores y corre hacia el cubículo contiguo donde espera su turno otro cuerpo maltratado. Para que quede claro que lo suyo es salvar vidas, en  una escena le cierra los ojos a un policía  y sin tiempo para el descanso, acude  presto a atender al delincuente que le disparó a su desafortunado paciente anterior.

Paul es un tipo feliz y exitoso, casado con Joanna (Elisabeth Shue) y padre de Jordan (la argentina Camila Morrone), con una casa preciosa y acogedora, un coche poderoso  y un futuro sin acechanzas en el que la única nube  es la inminente partida de su hija  hacia una universidad neoyorquina. Eli Roth, el director de  la remake de lo que por estos pagos se dio como El vengador anónimo en el lejano 1974, se toma algunos minutos para que el espectador  se olvide de  que está viendo al célebre John McClane de Duro de Matar. No lo consigue del todo, pero vale la pena disfrutar de una discusión entre Paul y un bravucón durante un partido de fútbol, donde a uno de los héroes más clásicos del cine de acción lo tiene que defender su mujer.

El clima relajado dura poco porque, como el título  lo hace sospechar, ocurre  algo que transforma en un instante  la apacible existencia de los Kersey. Tres enmascarados asaltan la  casa de la familia , atacan a las mujeres y decretan el comienzo de una historia que pone patas para arriba lo que parecían sólidas  convicciones sobre el bien y el mal y la justicia. Algunos no lo saben y otros no lo recuerdan pero cuando  Michael Winner  decidió llevar a la pantalla  grande  la novela de  Brain Garfield , pasó algo similar a lo que se está insinuando  en la actualidad. El público convirtió a la película en un éxito de taquilla y los intelectuales  se cansaron de criticar  el planteo presuntamente reaccionario del filme protagonizado por Charles Bronson.

En aquella versión Paul Kersey era arquitecto; en esta, su condición de médico permite  contrastar con mayor eficacia esas dos pulsiones de vida y muerte  que lo atraviesan  cuando toma el bisturí o la glock. Y así como  trabajaba sin descanso en el hospital, se encariña con su flamante rol de justiciero y ejecuta de manera sumaria a delincuentes de toda laya. Y la policía?. Bien, gracias. Desbordada como en cualquier gran ciudad, llena de casos irresueltos, con críticas hacia la supuesta falta de colaboración de las propias víctimas y con un personaje  que le aporta credibilidad a un guión  con muchos excesos: Dean Norris, en la piel del detective Rains, un rol que le calza como anillo al dedo  al actor que hemos visto en muchas producciones sin prestarle demasiada  atención hasta que le tocó en suerte  hacer de cuñado de Walter White en Breaking Bad. Desde entonces no nos permitimos ignorarlo.

Deseo de Matar tiene otro acierto: Vincent D Onofrio en el papel del hermano del  protagonista. Cualquiera que ame la acción  tiene que disfrutar de los minutos que comparten en pantalla Willis, Norris  y el gigantón enigmático y genial ,presente todavía en las madrugadas del canal Universal con Law and Orden , criminal intent. Eli Roth decidió incluir 46 años después de la versión original, algún detalle que revelara características de los tiempos que corren y eligió que el cirujano se convierta en vengador  usando tutoriales de Youtube para aprender a disparar. También las hazañas del protagonista  cuando inicia su tarea de limpieza se viralizan gracias a las redes sociales.

Hay quienes afirman que Bruce Willis ha venido solo para reactualizar los oscuros designios de venganza que signaron al Kersey original del imperturbable Charles Bronson y opinan que la película  parece una larga publicidad de la Asociación Nacional del Rifle, en un momento especialmente conflictivo de la vida política norteamericana. Es muy probable que esa gente no haya advertido el torno profundamente irónico del aviso televisivo que captura  el interés del protagonista y luego la  “clase” que le ofrece la vendedora cuando cree que ha llegado el momento de concretar sus fantasías justicieras. Como sea, tanto si se  elige  la literalidad o el subtexto, Deseo de Matar es sólo una película, con un buen elenco y  un libro polémico. Y con Bruce Willis  un clásico.
Valoración:
 Buena

CineFan

Los caballeros del Zodiaco

InfovillaInfovilla25 enero, 2024
CineFan

Chicas malas

InfovillaInfovilla25 enero, 2024
CineFan

Jack en la caja maldita 3

InfovillaInfovilla25 enero, 2024