Skip to main content

10 junio 2024

Noticias

¿Qué nos pasa en la cuarentena? La cuarentena intensifica el estrés familiar y el desorden emocional

By 15 abril, 2020No Comments

Info Villa Allende dialogó con Patricia Altamirano, decana de la Facultad de Psicología de la UNC, sobre el significativo aumento de los síntomas de ansiedad, temor y angustia que está sufriendo la población, a consecuencia de la pandemia.

Aunque los estados anímicos de los cordobeses no se diferencian mucho de los que pueda tener cualquier otro habitante del planeta en situación de aislamiento, los datos que registra el Servicio de Contención y Acompañamiento reflejan un notable incremento de las consultas y pedidos de ayuda.

Info Villa Allende (IVA): En este contexto de cuarentena y pandemia, ¿cómo describiría el estado emocional de los cordobeses?

Patricia Altamirano (PA): Aquello que sentimos durante la cuarentena depende de cada uno.
Sin embargo, hay sensaciones colectivas: enojo, molestia, miedo, frustración, culpa, impotencia, desgano, soledad, nerviosismo, tristeza, preocupación o aburrimiento.
Nos invaden temores sobre la salud propia y la de nuestros seres queridos. Nos preocupa contagiarnos tanto como infectar a otros. Todas estas sensaciones y pensamientos cambian en intensidad y energía dependiendo de la duración de este aislamiento social.

IVA: ¿Las sucesivas ampliaciones de la cuarentena pueden llegar a empeorar la situación psicológica de los ciudadanos?

PA: Al inicio, todavía existía una serie de expectativas optimistas al respecto del desafío de quedarnos en casa. Pero conforme pasan los días, nuestra percepción de la situación puede ir cambiando.

IVA: Entonces, desde lo individual, ¿podemos decir que hay personas que van a profundizar su negatividad anímica durante este encierro? 

PA: En la convivencia global, nos encontramos frente a un momento donde el mundo que conocemos alberga situaciones extrañas, inquietantes y desconcertantes. Esta incertidumbre intensifica el mandato sobre que es buen momento para reflexionar sobre nuestras vidas, nuestros vínculos y los retos globales. Sin embargo, cualquier situación compleja que habitualmente podríamos gestionar, se dificulta en la cuarentena. Se profundizan problemas económicos o financieros, hay falta de recursos e incertidumbre laboral, problemas médico-sanitarios, psiquiátricos y de salud mental. También se intensifican las dificultades vinculares, situaciones de estrés familiar, distanciamiento de seres queridos, procesos de duelo, e incluso traumas psicológicos. Así, cualquier situación preexistente será un factor que se sumará a las condiciones de aislamiento.

IVA: Muchas familias dicen experimentar situaciones de convivencia difíciles. ¿Ustedes han constatado eso?

PA: La convivencia en casa atrae sensaciones de frustración y aburrimiento. Primeramente, perdemos nuestra rutina, el contacto social variado y la posibilidad de decidir los momentos para relacionarnos con nuestros vínculos cercanos. En el confinamiento, nos es difícil conservar la intimidad, estamos permanente y obligatoriamente vinculados -en un espacio reducido- con las personas que nos acompañan. Ese mundo familiar del que antes podíamos alejarnos, entrar y salir con comodidad, seguridad y confianza, de pronto es el lugar donde debemos permanecer por una cantidad de tiempo importante.

IVA: Por si fuera poco, sufrimos una pandemia de “información contaminada”, de noticias falsas, que no ayuda en nada a mantenernos tranquilos y serenos. 

PA: En tiempos de cuarentena, el flujo de la información aparece como una variable estresante. La información suele ser insuficiente, confusa. Aparecen constantemente noticias contradictorias. Se multiplica la ambigüedad sobre los diferentes niveles de riesgo, al tiempo que prolifera la falta de pautas claras y la explicación imprecisa sobre los protocolos de cuarentena.  Al final del día, no se sabe bien si hay que usar barbijo o no, si hay que preocuparse por la aparición de un síntoma, si conviene asistir al hospital o esperar en casa por miedo al contagio hospitalario.

IVA: En todo ese contexto del que nos ha hablado, ¿qué papel cumple el Servicio de Contención y Acompañamiento?

PA: Este es un servicio que funciona junto con el Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba. Las principales consultas tienen que ver con ataques de ansiedad, temor, angustia, principalmente, debidas a esta situación tan inusual que estamos viviendo por el coronavirus. Pero también nos cuentan sus preocupaciones por síntomas médicos que muchas veces nada tienen que ver con la pandemia pero que conllevan directamente con la agudización directa de los cuadros psicológicos y psiquiátricos, insomnio y también por presión laboral”.

IVA: Desde que comenzó la cuarentena, ¿han notado un incremento de pedidos de ayuda?

PA: Sin duda alguna. Hemos tenido que ampliar el horario de consultas. Antes, la atención se daba hasta las 20 y ahora lo hemos ampliado hasta las 22. Es importante que se sepa que el servicio es abierto para todos los ciudadanos que necesiten ayuda. 

IVA: ¿Cuál es el perfil del ciudadano que pide ayuda y qué manera accede al servicio?

PA: La mayoría de quienes consultaron en estos días fueron mujeres de entre 21 y 34 años, personas en cuarentena, otras con diagnóstico confirmado y también familiares.
Es un servicio abierto a toda la población de la provincia de Córdoba. Sólo es necesario que puedan tener un usuario de Facebook habilitado y un dispositivo móvil o computadora para realizar la consulta.

 

Facebook del servicio: https://www.facebook.com/contencionPsicologiayMedicasUNC/